lunes, 29 de febrero de 2016

#BUATales | Cuento libre.

¡Hola! ¡Hola! HOY VOY HACER ALGO TOTALMENTE NUEVO  ah ¿por qué gritaba?.
Es algo totalmente genial y muy original para un Blog. ¡Les cuento!

Lo que propuso Ramiro Moretta en el grupo Blogueros Unidos Argentina, fue:

"Pensé que podría ser un cuento de entre 5000 a 7000 caracteres con espacios, y podría ser, o tema libre, o un tema específico (zombies, carreras de unicornios, superpoderes inútiles) o género.
Me gustaría saber qué les parece y/o propuestas."
Claramente esta idea fue aprobada por la mayoría del grupo. Si no se entiende, básicamente lo que vamos hacer es; escribir un cuento entre 5000 a 7000 caracteres, de temática libre en nuestros respectivos Blogs, y pasaremos el link del cuento en las "Entradas Destacadas" del 2 de Marzo, que hay en BUA.

¡Acá esta mi cuento! Aunque realmente no es un cuento

******
En este instante mi visión era borrosa. Frente a mis ojos danzaban varias luces de colores, de aquí para allá. Sin hablar de la música que estaba a máximo volumen que retumbaba en mis odios. El olor a alcohol invadió mis fosas nasales, causando que arrugara la nariz, este no era mi tipo de ambiente. 

Para estos pocos segundos transcurridos mi visión ya se estaba aclarando. A mi alrededor había muchas personas bailando al ritmo de la música.

Entonces mi cerebro hizo que recordara que me encontraba en un club nocturno.

Tenia puesta una chaqueta de cuero que no era mía, definitivamente no lo era. ¿De donde salió?

Me levante como pude, de donde quien sabe estaba sentada, sintiéndome mareada. Claro que no me encontraba ebria, solo que la cabeza me daba vueltas por tanto alboroto.

Camine, recibiendo enormes empujones de las personas que se encontraban en la pista bailando. Sea como sea quería salir de aquí.

Entonces alguien me tomo por el hombro, todo mi cuerpo se paralizo de miedo. Temiendo lo peor.

—No te vayas, — Soltó mi hombro y pude notar como su boca de había aproximado demasiado a mi oreja, justo cuando estaba apunto de golpearlo, su gruesa y masculina voz, dijo: —. Él sigue buscándote.

Sus palabras habían llamado mi atención.

Di vuelta completamente, y me encontré con un chico alto de pelo corto y rizado.

Me tomo de la muñeca, parecía tener una expresión asustada. Quise preguntarle que estaba pasando, pero antes de poder protestar me arrastro junto a él hasta una de las esquinas del lugar.

—¿Qué ocurre? —dije mientras me quitaba un mechón de pelo de la cara.

—¿No lo recuerdas?

Negué rápidamente.

—Un hombre te puso algo en la bebida.—Explico.—Y bueno, tienes la suerte de que yo lo haya visto.

—¿Un hombre? ¿Que? No recuerdo haber hablado con nadie...

—Tal vez sea lo que te puso en la bebida.

Me sentí sumamente estúpida, por: 1) No podía creer que había aceptado una bebida de alguien que no conocía. 2)No recordaba nada. Y 3) En estos momentos dependía de otra persona.

Él, cuyo nombre no me moleste en preguntar por el momento, miro de un lado a otro. Parecía tan asustado, no, esa no era palabra...estaba nervioso.

—Ven.—Volvió a tirar de mi, con brusquedad.

No puedo creer que sigas a su lado

Esa era mi consciencia.

Tenia razón, ¿quien me asegura que el no me haga algo malo?

Me resiste de repente, y aparte mi brazo de él.

—¡Suéltame! No sé quien eres, no debería confiar en ti.

—Acabo de salvarte la vida, ¿y no confías en mi?—Su tono de indignación era demasiado obvio.

—Podrías estar mintiéndome—Volvió a tomar mi brazo, y tiro de el nuevamente. Salimos del lugar, y al instante sentí la fuerte brisa chocar contra mi rostro.

Por más que le dijera que me soltara, no lo hizo.

—Eres muy testaruda—Dijo al fin. Y soltó mi brazo.

Lo fulmine con la mirada, había tirado tan fuerte que ahora me dolía.

Idiota.

Cuando iba a responder sentí como una mano cubría mi boca, y otra sostenía mis dos brazos con tanta fuerza que pensé que me los rompería. Literalmente, la persona que estaba haciendo eso me arrastro hasta un auto, haciendo que ingrese.

—¿Que mierda hacen?—Exclame.

No era momento se asustarse, 《No te asustes, mantén la calma》, me repetí una y otra vez.

—Déjenme, me quiero ir. ¡Suéltenme!

—¡Cállate!—Grito uno de los tres hombres que había en el vehículo.

—¡Entra ya!—La puerta se abrió, y entrando se encontraba el chico que estaba conmigo segundos antes. Tenia el labio inferior sangrando.

Lo habían golpeado.

—¿Por qué estoy aquí? ¿Que quieren?

—Solo te queremos a ti—Dijo el que estaba sentado en el asiento del conductor.

El chico, que ahora se encontraba apoyado en mi hombro, estaba jadeando.

—A tu amigo no lo necesitamos.

—¡Suéltenlo!—Les exigí.

Los hombres que estaban en la parte de adelante se miraron, y uno de ellos asintió.

Una pequeña parte de mi se alivio, lo soltarían. Por lo menos él no estaría en todo esto.

Hasta el momento podría jurar que estaba esforzándome mucho para no llorar y ponerme histérica en un nivel muy alto.

El hombre que estaba en la parte del acompañante se dio la vuelta, y saco un arma.

Cerré los ojos, con un nudo en la garganta. Moriría. Solo espere el disparo, era lo único que podía hacer.

Sentí las lagrimas salir de mis ojos con tal facilidad que sabia que estaba muy asustada.

Entonces, lo escuche. El disparo, la bala que había salido de esa arma, pero yo seguía intacta.

Abrí los ojos con temor, y...¡Mierda!

—¡No!—Grite con todas mis fuerzas. Me removí, y en ese momento me di cuenta que mis manos estaban atadas con algo. Mis sollozos se habían incrementado, había un muerto al lado mio. No era cualquier muerto, era el chico que me había ayudado.

Tenia un tiro perfectamente encajado entre las cejas, había muerto rápidamente.

Estos tipos son peligrosos. Realmente peligrosos.

—Vamos.—Ordeno el asesino.

Entonces mi cerebro comenzó a crear horrendos destinos en mi cabeza.

Un prostíbulo.

Una casa, donde me esperan millones de hombres para violarme cada día.

Un hospital clandestino.

Incluso, un callejón.

De cualquier forma sabia que no harían nada bueno conmigo, y que terminaría muerta.

*****

¡Hice un gran esfuerzo! Aunque las palabras salieron naturalmente, por lo que de seguro no esta del todo bien. Pero de todas formas, lo dejare así.

Otra cosa, no sé si lo notaron —Yo si, ah— no subí nada durante...¿una semana? Realmente no tengo idea. Y no me culpen a mi, hay que culpar al wifi. Es el único responsable. Pero lo bueno, es que compre otro, así que espero que funcione bien :) Ahora me voy a poner al día.

¡Saludos! ¡Felices lecturas!

13 comentarios:

  1. Como que me quede con ganas de saber que más pasaba jajaja.

    ResponderEliminar
  2. ¡Estoy completamente maravillado! No sólo por el tema que elegiste y por cómo lo escribiste. Parecerá una tremenda, tremendísima casualidad, pero mi relato de BUATales comparte algunos elementos que aparecen en tu cuento. ¡Qué loco! ¡Es genial!

    Sé que te tomaste la amabilidad de comentarlo, y lo agradezco mucho. Te felicito por tu blog y por el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por comentar!

      Ay, si. Me di cuenta, me gusto mucho tu cuento.

      Eliminar
  3. Primero muchas gracias por leer mi cuento.Tengo varias en el blog la mayoria de terror, antes pensaba que era incapaz de escribir un cuento porque exigen reducir la historia a situaciones concretas( pensar que Borges los preferia a las novelas porque decia que en una novela es más dificil controlar los personajes) Pero un cuento es veloz solo aparece y debes escribirlo ya, la novela te da tiempos,meses, hasta años. Y me parecía imposible escribir asi. Me gustó tu relato y hasta lo veo como parte de una historia más grande, consejillo: cada tanto vuelve a leer lo que escribiste suele convertirse en puertas para otras historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, I know. Yo veia imposible hacer un cuento, porque en pocas palabras tendrias que hacer lo de un libro. Ahora descubri que si puedo, o tal vez solo sea suerte :)

      ¡Gracias por el consejo! Lo voy a tener en cuenta.

      Eliminar
  4. Es una de esas historias en las que lo convencional sería que la chica y el chico que la ayudó terminen en algo juntos, pero el final me sorprendió. Muy bien lograda la tensión de un momento límite.
    Como dice alguien arriba, recontra da para una segunda parte.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no habia pensado en hacer que terminen juntos. La idea no me agrada mucho, es más queria poner otro final. Pero asi me gusta más.

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  5. Gustó!
    PD: hasta ahora los que leí son todos de temática oscura. Algo raro pasa acá (?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD ¡Ya se! Nos pusimos de acuerdo para perturbar a los demas

      Eliminar
  6. Terrible la situación, desesperante!
    Muy bien logrado, muy llevadero. Me gustó cómo lo escribiste!!
    Un abrazote

    ResponderEliminar